InformativoTraining Mi perrito se come mi comida

Mi perrito se come mi comida

¡Compartir ahora!

¿Te ha pasado que vas a comer y al momento de dejar sola tu comida, tu perrito ya le dio un gran mordisco a tu sándwich? Esto es muy común, ya que los perritos comen mucho por naturaleza. Pero no te preocupes, ya que esto se puede arreglar.

No creas que porque tu perro roba tu comida está mal alimentado o tiene hambre. Si sabes que tu perrito ya comió su ración de alimento no te debes preocupar, ya que no lo hace por necesidad. 

Ellos simplemente roban comida porque está a su alcance y disfrutan comiendo por naturaleza. 

Este comportamiento puede resultar como consecuencia de darle de nuestra comida a nuestros perritos. Si sólo estuvieran acostumbrados a comer sus croquetas no tendrían tanto interés en nuestra comida.

TÚ COMES PRIMERO, TU PERRO DESPUÉS
Si tu perrito ya tomó esta costumbre, lo que debes hacer es hacerlo entender que tú eres el líder de “La manada” y que no puede hacer algo que tú no apruebes. Comienza sirviéndole la comida después de que hayas comido.
Y claro, nada de darle comida debajo de la mesa, ya que cuanto más lo hagas, más va a querer.

¿Cómo enseñarle que coma después de ti?
Una forma sencilla es servirle su comida, pero dejar el plato en un lugar donde no lo alcance. Deja que te vea comer algo y una vez que termines de comer ya se lo puedes dar.

Repite este proceso durante varios días (una o dos semanas) con esto, tu mascota podrá entender que cada uno tiene su horario de comer y que tú vas primero.

Consejos importantes a poner en práctica

No dejes que tu perrito tenga alcance a tu comida. Incluso cuando estés cocinando y comiendo, puedes impedirle la entrada al cuarto.
Si acostumbra a comer cosas de la basura, lo mejor es dejar el bote en un lugar cerrado que no pueda abrir.

Si al momento del paseo tu perrito se acerca a contenedores, no dejes que busque comida en ellos.

Si tu mascota es un cachorrito, toma en cuenta que ellos tienen la capacidad de aprender más rápido que un perro adulto. Si evitas estas conductas en etapas tempranas de su vida, evitarás que desarrolle el gusto por comida que no debe comer.

Sabemos bien que a veces es imposible resistirnos a darle pedazos de nuestra comida y es gracioso verlos comer lo mismo que nosotros. Pero recuerda que con esto puede desarrollar costumbres que al final, no queremos.

¡Compartir ahora!

Te puede interesar